miércoles, 9 de marzo de 2011

EL MONIGOTE DE PAPEL

Era una mañana de primavera. Una niña estaba jugando en su habitación: primero cogió un tren, luego una pelota, un rompecabezas... Pero todo le aburría. Por allí encima había un periódico, lo cogió y se puso a jugar con él. Primero hizo un sombrero y se lo puso en la cabeza, después un barco y lo hizo navegar por la pecera... pero también se cansó de la gorra y del barco.
Entonces cogió unas tijeras y empezó a recortar formas... y después de intentarlo durante un ratito, le salió un monigote de papel. Empezó a jugar con él y sin darse ni cuenta se le pasó la mañana.
Por la tarde la niña bajó al parque y como se lo estaba pasando muy bien se llevó a su monigote de papel. ¡Allí estaban sus amigos esperándole!
Al monigote de papel le gustaron mucho los juegos de los niños y los niños también estaban contentos con aquel personaje tan estrafalario. Finalmente, ya cansados se sentaron a descansar.



El monigote de periódico era muy feliz y quería que todos los niños estuvieran muy contentos, como él y por eso empezó a contarles las historias que sabía... ¡Él estaba lleno de historias!... Pero sus historias eran de guerra, de calamidades, de miseria... Entonces los niños se quedaron muy tristes y algunos hasta se pusieron a llorar. Entonces el monigote de papel de periódico pensó: “Esto que yo sé no es bueno, porque a los niños les hace llorar...” y se quedó pensativo y triste, se apartó y se fue a un rincón... ¡Él quería CAMBIAR para poder ayudar a los niños, para que estuvieran alegres y felices!

¿Nos parecemos nosotros a este monigote cuando estamos enfadados, cuando nos insultamos, nos peleamos con los demás?
¿No será que nosotros a veces también estamos tristes y oscuros como este muñeco?
¿Qué podríamos hacer para cambiar?
Para ayudarle, ¿qué os parece si le damos un poco de nuestra alegría, que le dará color y luz?

-        “Queremos ponerle unos brazos y manos para que pueda abrazar y acariciar a las personas que quiere”.

-        “Queremos ponerle unas piernas y pies para que pueda andar e ir a donde le necesitan”.

-        “Le vamos a poner una cabeza con sus ojos bien abiertos para poder mirar con ternura. Unas orejas para escuchar a su alrededor y una boca bien grande para sonreír a todos”.












-        “Por último un corazón bien grande donde quepa todo el mundo”.





¿A qué ha quedado más bonito y más alegre que antes?
Nosotros, como el monigote, queremos cambiar todo lo triste y oscuro que a veces tenemos, queremos llevar alegría a los que están tristes, escuchar a los que nadie hace caso, ser cariñosos y sobre todo tener un corazón así de grande donde quepa todo el mundo como el del monigote de papel.

(Basado en el cuento..."El hombrecillo de papel", de Fernando Alonso. )
Versión adaptada para ser un tilín mejores....

4 comentarios:

  1. jajajajaja... muy bonito!... muy verdad...
    no queda mal -esteticamente-... sería bueno que quedara menos espacio entre los monotes ojos (2 imágenes) y el monigote que sonrie... pero si no es posible no te preocupes... no es muy grave.
    y la historia es preciosa.
    besos natty...
    bona nit

    ResponderEliminar
  2. gracias, juan Miguel...
    Soy patosa con esto y así me salió..
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ummmmm, Natty, he estado como 5 minutos intentando ligar un comentario a tu entrada y cuando creía que lo tenía, me dá la sensación de que o me quedo corto, o me paso. y entonces lo he entendido, me he bajado hasta mis 7 u 8 añitos y todo está claro, pero cuando vuelvo a mis 47.....
    Moraleja:
    SIGAMOS MANTENIENDO UN BUEN PORCENTAJE DE ESPIRITU INFANTIL PARA PODER SER MEJORES ADULTOS!!!!!!!
    Muxutxuak, Natty. Ah, eres un encanto. En serio.
    Lebis.

    ResponderEliminar
  4. gracias Lebis por el halago...
    Muxutxuak.

    ResponderEliminar